“Minecraft sirve para para despertar la curiosidad en ciencias”, según CEO de Microsoft

 

Satya Nadella cree que Minecraft es el juego que “todo padre quiere que su hijo juegue”.

Microsoft compró Mojang y Minecraft, Notch se desligó completamente de la compañía que el mismo fundó y hasta ahí se ha escrito esta historia. La pregunta es: ¿para qué quiere Microsoft a Minecraft?

Claramente, en Redmond ven a Minecraft como algo más que una de las franquicias más exitosas de todos los tiempos (como si aquello fuera poca cosa). El CEO de Microsoft, Satya Nadella, comentó en una conferencia en Seattle (vía Geek Wire) su postura respecto a la nueva compra y por que va a ser muy importante también en cuestiones educativas.

Para mi, Minecraft representa más que una franquicia popular. Representa una verdadera plataforma de mundo abierto. Es el juego que todo padre querría que sus hijos jugaran.

Si hablamos de educación en ciencias, tecnología, ingenería y matemáticas, la mejor manera de introducirse por primera vez en esas áreas y despertar la curiosidad es con Minecraft. Pienso que la importancia que tiene para su comunidad en general es muy grande y estamos obviamente muy emocionados por la adquisición.

De partida, en Microsoft se muestran comprometidos a seguir apoyando Minecraft tal como hasta ahora y eso significa que el juego seguirá disponible también en las plataformas que son su competencia, léase Android, iOS y PlayStation. Phil Spencer, jefe de Xbox, así lo explica:

Minecraft agrega diversidad a nuestro portafolio y nos permite alcanzar a muchos nuevos jugadores a través de múltiples plataformas. Los juegos son la principal actividad de la gente a través de varios dispositivos y vemos un gran potencial para continuar expandiendo la franquicia.

Por si alguien aún anda medio perdido, es bueno recordar que Microsoft pagó USD $2.500 millones por Mojang y todas sus propiedades, Minecraft incluído. Consumado el acuerdo, el propio Markus Persson anunció su retirada de la compañía para dedicarse a otras cosas menos populares, argumentando que no tiene (ni nunca tuvo) ningún interés en crear un hit y convertirse en una figura pública, con todo lo bueno y todo malo que eso conlleva.